Un día de safari

Estamos en el sur de África, el sol apenas ha salido y una voz amable nos despierta al grito de “‘jambo, jambo” (¡hola! en swahili). Es hora de desperezarse y de reunirnos con nuestro guía para tomar un café mientras comentamos cual va a ser nuestro plan para ese día.

En los safaris se madruga mucho, y es que las mejores horas para observar la vida silvestre son la salida y la puesta del sol. La temperatura aún es fresca y los animales están todavía muy activos, incluidos los grandes felinos ya que es el momento en el que vuelven a sus guaridas tras toda una noche de caza.

Sobre las 06.00h empezamos con nuestro primer safari del día, es importante ir un poco abrigado y aunque los coches suelen llevar mantas, hasta que el sol no empieza a calentar un forro polar o una chaqueta no nos va a sobrar.

Dependiendo de la zona vemos unos animales u otros ¡hay que estar con los ojos bien abiertos!, pero sin gran dificultad vamos encontrado aves preciosas, elefantes, jirafas, rinocerontes, leones, antílopes, cebras, hipopótamos y ñus. Ver como se comportan en su hábitat, en total libertad, es una experiencia única.

Un día de safari - Game Drive Masai Mara

Cuando el calor empieza a apretar volvemos al campamento, y tras otro desayuno más contundente, podemos decidir si darnos un baño y leer un rato, o hacer un safari caminando acompañados por un rastreador dispuesto a enseñarnos multitud de cosas sobre animales, plantas y tradiciones.

El almuerzo se sirve sobre las 13.00h y por norma es delicioso (una cosa que no os hemos contado es que en los safaris, gran parte del día, se lo pasa uno comiendo: pre-desayuno, café de safari de mañana, desayuno, almuerzo, hora del te, aperitivo del atardecer, cena… vamos, que con algún kilo de más se vuelve seguro). Tras la comida, y hasta que el sol empieza a caer, descansamos un rato y disfrutamos del maravilloso entorno que nos rodea.

Un día de safari - Guided Game Walk

Sobre las 16.00h volvemos a reunirnos con nuestro guía para tomar el te antes de comenzar con nuestro safari vespertino. A esta hora con el sol bajando, los animales de pastoreo salen de sus escondites sombríos para ir a buscar agua y alimentos, tantas idas y venidas atrae la atención de los depredadores, que tras haber pasado el día en reposo se preparan para salir de nuevo a cazar.

Antes de emprender el camino de regreso vivimos algo mítico en África, su puesta de sol, para ello nuestro guía nos lleva hasta un lugar tranquilo y de vistas espectaculares en el que disfrutamos de un gin-tonic (o de un refresco) mientras contemplamos un crepúsculo que difícilmente olvidaremos.

Un día de safari - Sundowner

Ya vuelta en el campamento ducha, copa de vino, cena bajo la luz de las velas, y charla alrededor del fuego, donde los locales nos cuentan increíbles relatos de hombres y animales antes de volver a nuestra tienda (siempre escoltados), para descansar tras un día cargado de emociones y de sensaciones.

Camp Dinner

Si quieres saber donde hacer los mejores safaris, pincha en estos links a nuestra web y descubre que experiencias te proponemos en cada uno de estos maravillosos países:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *